Si te viste afectado por el mal de espalda es positivo que sepas que no estás solo. 4 de cada cinco personas experimentan dolores de espalda en algún momento. Es la quinta razón más habitual para comprender al médico. Por esto es tan destacable que nos eduquemos para evitar el mal de espalda.

Este padecimiento puede presentarse en diferentes formas, desde un mal sordo persistente hasta un mal repentino y agudo. En oportunidades es consecuencia de un esquince, fractura u otra lesión accidental. Además puede provenir de una condición médica como artritis, fibromialgia o estenosis espinal. Hay además muy gente que desarrollan mal de espalda debido al sobrepeso, la vida sedentaria o las malas posiciones.

La buena novedad es que la mayor parte de los dolores lumbares en la mayoría de los casos mejoran en algunos días o semanas, pero todavía de esta forma, si son muy fuertes, tienen la oportunidad de limitar nuestra vida día tras día.

Ahora te exponemos algunas tácticas muy eficaces para evitar el mal de espalda y omitir que regrese.

¿Qué vas a encontrar en este texto?

Haz más ejercicio

Si te duele la espalda puedes sospechar que la conveniente forma de aliviarte es limitar el ejercicio y descansar. Sin embargo, los expertos afirman que la educación física regular puede ayudar a calmar la hinchazón y la tensión muscular. El ejercicio, además, pertence a los causantes más indispensables para evitar el mal de espalda. “Los músculos están premeditados a moverse”, muestra Robin Lusting, quiropráctica del Centro de Salud Total de New Jersey. Si no estás en buena forma, es más viable que te lastimes la espalda y sientas mal cuando hagas de hecho movimientos simples. “Además, el ejercicio ayuda a sostener sus articulaciones fluidas”, dice la doctora Lusting.

Otra causa por la que es reconocido como el ejercicio como prevención es que ayuda a sostener el peso acertado. Esto es destacable debido a que el sobrepeso, primordialmente cerca del estómago, puede aumentar la presión sobre la espalda.

Aliméntate adecuadamente

“Si mantienes buenos hábitos alimenticios, no solo mantendrás un peso saludable, sino que tampoco ejercerás estrés insignificante sobre tu cuerpo”, dice la doctora Lusting. “Una dieta recurrente de fast foods puede dañar tu sistema nervioso, lo que va a llevar a cabo problemas en la espalda”, agrega.

Por el contrario, una dieta saludable va a mantener tu tracto digestivo en el buen sendero. “He descubierto que muy gente que vienen quejándose de mal lumbar además tienen intestinos irritados. Si tus intestinos están andando de forma precisa, eso va a mantener tu columna vertebral sana”, muestra Lusting.

Presta atención a tu postura

La mala posición ejerce presión sobre tu espalda y puede ocasionar que los discos degenerados se vuelvan más lacerantes. “La gente sentada en su PC durante siete u ocho horas al día me mantiene en el negocio”, muestra Lusting. “La gente se encorva sobre sus PCs y sus teléfonos y no se dan cuenta del inconveniente que le están llevando a cabo a sus espaldas y del mal que podrían estar ocasionando.”

Ten en cuenta de trabajar en un escritorio ergonómicamente acertado, y divide largos ciclos frente a la computadora con ejercicios de estiramiento.

” alt=””>

Si tienes que seguir estando parado en el lapso de un lapso prolongado, mantén la cabeza erguida y el estómago estirado. Si practicas una buena posición, mantendrás las curvas naturales de tu espalda y la mantendrás fuerte.

Duerme en la posición correcta

Si eres predispuesto al mal de espalda, habla con tu médico sobre la conveniente posición para descansar. En oportunidades se sugiere descansar de costado con las rodillas sutilmente levantadas hacia el pecho, en posición fetal, como frecuentemente lo reconocen.

Si escoges descansar de espalda, ubica una almohada debajo de las rodillas.

Descansar boca abajo puede ser primordialmente duro para la espalda. Si no puedes descansar de otra forma, ubica una almohada debajo de los pies y otro debajo de tus caderas.

Tener un óptimo colchón y una almohada de acompañamiento para la cabeza además es primordial. “Obtener muy sueño reparador es siempre una parte destacable de sostener una aceptable salud”, muestra Lusting.” alt=””>

Utiliza la técnica precisa al levantar elementos pesados

Puedes lastimar tu espalda si levantas un elemento pesado incorrectamente. No dobles la cintura al llevarlo a cabo, dobla las rodillas y ponte en cuclillas, tirando de los músculos del estómago y manteniendo el objeto cerca de tu cuerpo mientras te pones en pie. Levanta con las piernas, no con la espalda. No tuerzas tu cuerpo mientras te levantas. Consigue asistencia si la carga es muy pesada para levantarla solo.

” alt=””>

Reduce el estrés

indudablemente no sepas cómo puede verse afectada tu zona posterior debido al estrés. El estrés hace que tus músculos se tensen. Esta tensión recurrente puede ocasionar mal de espalda. “Cualquier actividad que te ayude a achicar el estrés te va a proporcionar ayuda a evitar el mal de espalda”, dice Lusting.

Si fumas, detente

Fumar limita el fluído de sangre, por lo cual los fumadores son primordialmente atacables al mal de espalda. Las indagaciones demuestran que fumar puede empeorar el mal lumbar que hay. Esto hay que, entre otras cosas cosas, a que fumar estrecha los vasos sanguíneos, lo que resulta en menos oxígeno y nutrientes que llegan a la columna vertebral. Además, los fumadores se vuelven más susceptibles a las lesiones y se les hace más retardado sanar.

Siguiendo estos cambios de estilo de vida puedes achicar el deber de mal de espalda. Sin embargo, si experimentas mal, no lo ignores, dado que tiene la posibilidad de ser un signo de una dolencia más grave. Habla con tu médico sobre tus indicios y lo que tienes que realizar para encontrar y tratar la causa.

Compartir0Twittear0Compartir +10

(1 votos, promedio: 4,00 de 5)
Cargando…

Otros artículos que te tienen la oportunidad de atraer…

Las superiores promociones de Fajas para Mal de Espalda en todo InternetCinturones de Descompresión Lumbar más vendidos en 2018Evidencia científica que respalda la utilización de Fajas para la Espalda

Si te viste afectado por el mal de espalda es positivo que sepas que no estás solo. 4 de cada cinco personas experimentan dolores de espalda en algún momento. Es la quinta razón más habitual para comprender al médico. Por esto es tan destacable que nos eduquemos para evitar el mal de espalda.

Este padecimiento puede presentarse en diferentes formas, desde un mal sordo persistente hasta un mal repentino y agudo. En oportunidades es consecuencia de un esquince, fractura u otra lesión accidental. Además puede provenir de una condición médica como artritis, fibromialgia o estenosis espinal. Hay además muy gente que desarrollan mal de espalda debido al sobrepeso, la vida sedentaria o las malas posiciones.

La buena novedad es que la mayor parte de los dolores lumbares en la mayoría de los casos mejoran en algunos días o semanas, pero todavía de esta forma, si son muy fuertes, tienen la oportunidad de limitar nuestra vida día tras día.

Ahora te exponemos algunas tácticas muy eficaces para evitar el mal de espalda y omitir que regrese.

¿Qué vas a encontrar en este texto?

Haz más ejercicio

Si te duele la espalda puedes pensar que la conveniente forma de aliviarte es limitar el ejercicio y descansar. Sin embargo, los expertos afirman que la educación física regular puede ayudar a calmar la hinchazón y la tensión muscular. El ejercicio, además, está dentro de los elementos más indispensables para evitar el mal de espalda. “Los músculos están premeditados a moverse”, muestra Robin Lusting, quiropráctica del Centro de Salud Total de New Jersey. Si no estás en buena forma, es más viable que te lastimes la espalda y sientas mal cuando hagas de hecho movimientos simples. “Además, el ejercicio asiste para sostener sus articulaciones fluidas”, dice la doctora Lusting.

Otra causa por la que es reconocido como el ejercicio como prevención es que asiste para sostener el peso acertado. Esto es destacable dado que el sobrepeso, primordialmente cerca del estómago, puede aumentar la presión sobre la espalda.

Aliméntate adecuadamente

“Si mantienes buenos hábitos alimenticios, no solo mantendrás un peso saludable, sino que tampoco ejercerás estrés insignificante sobre tu cuerpo”, dice la doctora Lusting. “Una dieta recurrente de fast foods puede dañar tu sistema nervioso, lo que va a llevar a cabo problemas en la espalda”, agrega.

Por el contrario, una dieta saludable va a mantener tu tracto digestivo en el buen sendero. “He descubierto que muy gente que vienen quejándose de mal lumbar además tienen intestinos irritados. Si tus intestinos están andando de forma precisa, eso va a mantener tu columna vertebral sana”, muestra Lusting.

Presta atención a tu postura

La mala posición ejerce presión sobre tu espalda y puede ocasionar que los discos degenerados se vuelvan más lacerantes. “La gente sentada en su PC durante siete u ocho horas al día me mantiene en el negocio”, muestra Lusting. “La gente se encorva sobre sus PCs y sus teléfonos y no se dan cuenta del inconveniente que le están llevando a cabo a sus espaldas y del mal que podrían estar ocasionando.”

Ten en cuenta de trabajar en un escritorio ergonómicamente acertado, y divide largos ciclos frente a la computadora con ejercicios de estiramiento.

” alt=””>

Si tienes que seguir estando parado en el lapso de un lapso prolongado, mantén la cabeza erguida y el estómago estirado. Si practicas una buena posición, mantendrás las curvas naturales de tu espalda y la mantendrás fuerte.

Duerme en la posición correcta

Si eres predispuesto al mal de espalda, habla con tu médico sobre la conveniente posición para descansar. En oportunidades se sugiere descansar de costado con las rodillas sutilmente levantadas hacia el pecho, en posición fetal, como frecuentemente lo reconocen.

Si escoges descansar de espalda, ubica una almohada debajo de las rodillas.

Descansar boca abajo puede ser primordialmente duro para la espalda. Si no puedes descansar de otra forma, ubica una almohada debajo de los pies y otro debajo de tus caderas.

Tener un óptimo colchón y una almohada de acompañamiento para la cabeza además es primordial. “Obtener muy sueño reparador es siempre una parte destacable de sostener una aceptable salud”, muestra Lusting.” alt=””>

Utiliza la técnica precisa al levantar elementos pesados

Puedes lastimar tu espalda si levantas un elemento pesado incorrectamente. No dobles la cintura al llevarlo a cabo, dobla las rodillas y ponte en cuclillas, tirando de los músculos del estómago y manteniendo el objeto cerca de tu cuerpo mientras te pones en pie. Levanta con las piernas, no con la espalda. No tuerzas tu cuerpo mientras te levantas. Consigue asistencia si la carga es muy pesada para levantarla solo.

” alt=””>

Reduce el estrés

indudablemente no sepas cómo puede verse afectada tu zona posterior debido al estrés. El estrés hace que tus músculos se tensen. Esta tensión recurrente puede ocasionar mal de espalda. “Cualquier actividad que te ayude a achicar el estrés te va a proporcionar ayuda a evitar el mal de espalda”, dice Lusting.

Si fumas, detente

Fumar limita el fluído de sangre, por lo cual los fumadores son primordialmente atacables al mal de espalda. Las indagaciones demuestran que fumar puede empeorar el mal lumbar que hay. Esto hay que, entre otras cosas cosas, a que fumar estrecha los vasos sanguíneos, lo que resulta en menos oxígeno y nutrientes que llegan a la columna vertebral. Además, los fumadores se vuelven más susceptibles a las lesiones y se les hace más retardado sanar.

Siguiendo estos cambios de estilo de vida puedes achicar el deber de mal de espalda. Sin embargo, si experimentas mal, no lo ignores, dado que tiene la posibilidad de ser un signo de una dolencia más grave. Habla con tu médico sobre tus indicios y lo que tienes que realizar para encontrar y tratar la causa.